Historia

Imperio Bizantino

En R de moda siempre queremos mejorar, y por ello inauguramos nueva sección: Historia de la Moda. Consideramos que esta sección es fundamental en un medio de comunicación que se dedica a la moda, pues no debemos olvidar que este sector es cíclico. Es decir, todo vuelve, todo se reinventa, y por ello conocer las vestimentas de nuestros antepasados es algo de suma importancia, pues así se puede llegar a comprender mejor la moda.

El capítulo de hoy lo dedicamos al estilo Bizantino.

La caída del impero Romano (476 d.c)  supuso que Constantinopla se convirtiera en el centro del imperio bizantino. Una civilización, calificada junto con la Egipcia como de las más ricas para la época, lo cual quedó de manifiesto en el arte, pero sobre todo en la indumentaria. Los trajes de esta época recogían una mezcla entre el estilo griego, romano y oriental. La decoración de sus tejidos, recogía bordados, brocados, ornamentación de flores, animales, figuras geométricas… Sin embargo, no hay que olvidar que la cantidad de decoración que portaba la ropa de esta civilización, dependía en gran parte de su posición social.

  • Los más poderosos: vestían ropajes largos, fluidos y elaborados a base de sedas, con hilos de oro y joyas.
  • Eclesiásticos: los litúrgicos de la iglesia, acabaron apoderándose de determinadas prendas como la pallium (palio), la casulla (prenda de encima) y la dalmática ( túnica con amplias mangas).
  • La plebe: por el contrario las ropas de la plebe eran túnicas sencillas de lana, más cortas que las de los más ricos, calzas, botas y un manto.

En la actualidad, son muchas las firmas y diseñadores (Chanel, Dolce & Gabbana y Alexander McQueen) que se han inspirado en esta época para crear sus colecciones.

  • Chanel: En 2011 Karl Lagerfeld se inspiró en la emperatriz bizantina Teodora, para su colección París-Bizancio de la Primavera de 2011.

 

  • Alexander McQueen: presentó para le temporada Otoño-Invierno 2010/2011 su colección Angels.

 

  • Dolce & Gabanna: la famosa firma no ha presentado sólo una colección inspirada en el imperio Bizantino sino dos, una en 2012 y otra en 2014.

En todas las colecciones de estas grandes firmas lo que hemos podido observar es que se han empleado sobre todo colores oscuros, a excepción del dorado. De esta forma se simulan los colores de esta época, pues resultaba complicado crear tintes de colores claros, ya que la civilización los creaba a base de los elementos naturales que tenían a su alcance.

 

También se emplea en muchas de las prendas, cuello mao y mangas muy amplias, todo ello ornamentado con joyas, piedras y perlas. No debemos olvidar los accesorios, pues eran algo indispensable en la vestimenta de esta época. Los ropajes iban acompañados de collares, aretes, pulseras,coronas, cruces todo ello en tamaño XXL, como hemos podido comprobar en las colecciones que fueron confeccionadas por las firmas mencionadas anteriormente.
Por último destacar que los estampados de las prendas están formados por medallones con dibujos dispuestos en posiciones opuestas y de forma simétrica. Además, no resulta raro encontrar pasajes bíblicos a modo de estampación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: